Inicio > PALABRAS ANDANTES > EL CLUB DE LECTURA DE NOVELA NEGRA “EDGAR ALLAN POE” (26 de Mayo)

EL CLUB DE LECTURA DE NOVELA NEGRA “EDGAR ALLAN POE” (26 de Mayo)

Publicado:
13/05/2010
Compartir:
Facebook | Twitter | Tuenti
Delicious | Menéame | Email

Las lecturas propuestas son los tres famosos cuentos policiacos de Edgar Allan Poe: LOS CRÍMENES DE LA CALLE MORGUE, EL ESCARABAJO DE ORO Y LA CARTA ROBADA.
Aqui teneis los enlaces para leer los tres cuentos y otras informaciones que os ha preparado Luis Valera para la discusión.

EDGAR ALLAN POE Y LOS COMIENZOS DE LA NOVELA DETECTIVESCA

Queridos amigos: para familiarizarse con los tres famosos relatos de Poe, podéis volver a leerlos sin tener que rebuscar en vuestra biblioteca porque están traducidos al castellano bastante decentemente y disponibles respectivamente en estas tres direcciones web:

http://es.wikisource.org/wiki/Los_cr%C3%ADmenes_de_la_calle_Morgue

http://es.wikisource.org/wiki/El_escarabajo_de_oro

http://es.wikisource.org/wiki/La_carta_robada

El cuarto relato en que aparece Dupin: «El misterio de Marie Rogêt» no está disponible en la web sobre las obras de Poe.

Una vez en estas direcciones, podéis optar por imprimiros los tres relatos o leerlos directamente en vuestra pantalla de ordenador ya que hoy cualquiera puede acceder a los textos y obra de Poe de forma gratuita al ser dominio público porque han pasado más de 100 años de su muerte (en realidad son setenta años).

Sugiero también que echéis un vistazo al artículo de Wikipedia sobre Poe, porque está muy bien. Lo encontraréis en: http://es.wikipedia.org/wiki/Edgar_Allan_Poe

Para el asunto que nos interesa: ¿Es realmente Poe el fundador del patrón clásico del relato detectivesco o éste es anterior a sus tres famosos cuentos o novelas cortas y en realidad él simplemente pretendió buscar una variante de sus relatos de misterio y de terror típicos de sus cuentos góticos?

Copio y pego a continuación una biografía general y algunas informaciones útiles en las que podéis seguir con rapidez todos los vínculos.

Un cordial saludo a todos los miembros del Club de Lectura de Novela criminal (o policial o negra, como gustéis) de Matisse y hasta el próximo 26 de mayo.

Luis Valera

1) Biografía de Edgar Allan Poe
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Edgar Allan Poe (Boston, Estados Unidos, 19 de enero de 1809 – Baltimore, Estados Unidos, 7 de octubre de 1849) fue un escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense, generalmente reconocido como uno de los maestros universales del relato corto, del cual fue uno de los primeros practicantes en su país. Fue renovador de la novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror. Considerado el inventor del relato detectivesco, contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia-ficción.1 Por otra parte, fue el primer escritor estadounidense que intentó hacer de la escritura su modus vivendi, lo que tuvo para él lamentables consecuencias.2
Fue bautizado como Edgar Poe en Boston, Massachusetts, y sus padres murieron cuando era niño. Fue recogido por un matrimonio adinerado de Richmond, Virginia, Frances y John Allan, aunque nunca fue adoptado oficialmente. Pasó un curso académico en la Universidad de Virginia y posteriormente se enroló, también por breve tiempo, en el ejército. Sus relaciones con los Allan se rompieron en esa época, debido a las continuas desavenencias con su padrastro, quien a menudo desoyó sus peticiones de ayuda y acabó desheredándolo. Su carrera literaria se inició con un libro de poemas, Tamerlane and Other Poems (1827).
Por motivos económicos, pronto dirigió sus esfuerzos a la prosa, escribiendo relatos y crítica literaria para algunos periódicos de la época; llegó a adquirir cierta notoriedad por su estilo cáustico y elegante. Debido a su trabajo, vivió en varias ciudades: Baltimore, Filadelfia y Nueva York. En Baltimore, en 1835, contrajo matrimonio con su prima Virginia Clemm, que contaba a la sazón 13 años de edad. En enero de 1845, publicó un poema que le haría célebre: “El cuervo”. Su mujer murió de tuberculosis dos años más tarde. El gran sueño del escritor, editar su propio periódico (que iba a llamarse The Stylus), nunca se cumplió.3
Murió el 7 de octubre de 1849, en la ciudad de Baltimore, cuando contaba apenas 40 años de edad. La causa exacta de su muerte nunca fue aclarada. Se atribuyó al alcohol, a congestión cerebral, cólera, drogas, fallo cardíaco, rabia, suicidio, tuberculosis y otras causas.4
La figura del escritor, tanto como su obra, marcó profundamente la literatura de su país y puede decirse que de todo el mundo. Ejerció gran influencia en la literatura simbolista francesa y, a través de ésta, en el surrealismo, pero su impronta llega mucho más lejos: son deudores suyos toda la literatura de fantasmas victoriana y, en mayor o menor medida, autores tan dispares e importantes como Charles Baudelaire, Fedor Dostoyevski,5 6 7 Franz Kafka,8 H. P. Lovecraft, Ambrose Bierce, Guy de Maupassant, Thomas Mann,9 Jorge Luis Borges, Clemente Palma, Julio Cortázar, etc. El poeta nicaragüense Rubén Darío le dedicó un ensayo en su libro Los raros.
Poe hizo incursiones asimismo en campos tan dispares como la cosmología, la criptografía y el mesmerismo. Su trabajo ha sido asimilado por la cultura popular a través de la literatura, la música, tanto moderna como clásica, el cine (por ejemplo, las muchas adaptaciones de sus relatos realizadas por el director estadounidense Roger Corman), el cómic, la pintura (varias obras de Gustave Doré, v. gr.) y la televisión (cientos de adaptaciones, como las españolas para la serie Historias para no dormir). (Véase Repercusión de Edgar Allan Poe.)

2) Su aportación al género policíaco o criminal:
Julio Cortázar ordena sus relatos de acuerdo con el ‘interés’ de sus temas. «Sus mejores cuentos son los más imaginativos e intensos; los peores, aquellos donde la habilidad no alcanza a imponer un tema de por sí pobre o ajeno a la cuerda del autor.»129 Los agrupa en: cuentos de terror, sobrenaturales, metafísicos, analíticos, de anticipación y retrospección, de paisaje, y grotescos y satíricos (id.). Destaca Cortázar lo expresado por Poe en una carta: «Al escribir estos cuentos uno por uno, a largos intervalos, mantuve siempre presente la unidad de un libro.»130 Los cuentos de terror o cuentos góticos constituyen su obra más conocida.131 El escritor y crítico irlandés Padraic Colum afirmó que relatos como “El barril de amontillado”, “El pozo y el péndulo”, “La caída de la casa Usher”, “Ligeia”, etc. se hallan entre «los mejores cuentos del mundo».132
El de terror fue un género que adoptó Poe para satisfacer los gustos del público de la época.134 Sus temas más recurrentes tienen que ver con la muerte, incluyendo sus manifestaciones físicas, los efectos de la descomposición de los cadáveres (“La verdad sobre el caso del señor Valdemar”), temas también relacionados con el entierro prematuro (“El entierro prematuro”), la reanimación de cadáveres (“Conversación con una momia”, “La caída de la casa Usher”) y demás asuntos luctuosos.135 De esta manera, se ha señalado con frecuencia la obsesión entre necrofílica y sádica del autor, manifestada en distintos niveles y matices, según los relatos.136
Otros temas recurrentes en sus historias macabras son la venganza (“Hop-Frog”, “El barril de amontillado”), la culpa y la autopunición (“William Wilson”, “El corazón delator”, “El gato negro”, “El demonio de la perversidad”), la influencia del alcohol y el opio (“El gato negro”, “La caída de la casa Usher”, “El Rey Peste”), el poder de la voluntad (“Ligeia”, “Morella”), la claustrofobia (“El barril de amontillado”, “El entierro prematuro”, La narración de Arthur Gordon Pym), etc.
Con motivo de sus primeras publicaciones del género, la crítica lo acusó de dejarse llevar en exceso por la influencia de la fantasía alemana, por ejemplo de Hoffmann. A lo que el escritor replicó, en el prólogo a su libro Cuentos de lo grotesco y arabesco: «Si muchas de mis producciones han tenido como tesis el terror, sostengo que ese terror no viene de Alemania, sino del alma; que he deducido este terror tan sólo de sus fuentes legítimas, y que lo he llevado tan sólo a sus resultados legítimos.»137

Poe igualmente dio origen al relato de detectives con sus cuentos analíticos y de raciocinio: “La carta robada”, “Los crímenes de la calle Morgue”, “El escarabajo de oro” y “El misterio de Marie Rogêt”, que influyeron directamente en autores posteriores como Arthur Conan Doyle, cuyo Sherlock Holmes está inspirado directamente en el Auguste Dupin de Poe
Las obras policíacas de Poe protagonizadas por el ficticio C. Auguste Dupin, fueron tierra abonada para toda la literatura del género posterior. Sir Arthur Conan Doyle declaró: «Cada una de estas obras constituye una raíz de la que ha brotado toda una literatura… ¿Dónde estaba la literatura policíaca antes de que Poe le insuflara el aliento de vida.»215 La asociación Mystery Writers of America ha denominado en su memoria sus más importantes galardones: los Edgars.216 Poe también influyó decisivamente en la ciencia-ficción, muy notablemente en Julio Verne, quien escribió una secuela de la novela poeana La narración de Arthur Gordon Pym. Verne la tituló La esfinge de los hielos.217 El autor de ciencia-ficción H. G. Wells apuntó que «Pym narra todo aquello que una inteligencia de primer orden era capaz de imaginar sobre el Polo Sur hace un siglo».218

3) ¿Qué es el género policial?

El género policiaco comienza cerca de los años 1840 con Auguste Dupin que fue el detective principal del famoso escritor Edgar Allan Poe en relatos como El escarabajo de oro, La carta robada, El gato negro o Los crímenes de la calle Morgue. Poe se inspiró en novelas como Frankenstein, que dieran un aspecto no policiaco sino de suspense o de miedo, al principio lo logró con sus primeras historias, pero luego cambiaron a ser básicamente policiacas.
Aunque Poe le dio impulso al género, Sir Arthur Conan Doyle creó al famoso personaje Sherlock Holmes que se hizo más famoso de lo que se esperaba porque era una representación más moderna que Dupin y el escritor (Sir Arthur Conan Doyle) le puso un poco más de gracia agregándole a Holmes una lupa que siempre llevaba con él, la cual aparte de caracterizarlo era su mejor ayuda, ya que con ella encontraba las claves o pistas que al final determinarían quien sería el culpable.
El género comienza cerca de los años 1840 pero se han encontrado textos que son de hace más de 2000 años. Su claro ejemplo es la obra de Sófocles Edipo Rey. La obra trata de la tragedia griega en la cual Edipo lleva a cabo una investigación en la que se da cuenta de que él es el culpable por eso mismo él se quita los ojos diciendo:Me quito los ojos, porque cuando no debieron haber visto lo hicieron.
En sus comienzos, el género policiaco no fue bien recibido en la sociedad, las personas que eran críticas del cine y también las que no, decían que era literatura barata o cine barato, cerca de 1910 a 1950 se consideraba así, pero cambió al llegar las guerras, en especial la segunda guerra mundial. El género se transformó en algo parecido a la crítica y la gente comenzó a través de la literatura y el cine a darse cuenta de lo que pasaba.
Varios escritores o cineastas comenzaron a incluir escenas de la guerra en sus producciones haciendo que las personas tomaran conciencia de lo que estaba sucediendo, tal vez no tan directamente sino en metáforas.
Las divisiones [editar]
El género policiaco posee dos vertientes. La primera, cronológicamente hablando, fue la escuela inglesa, centrada en la resolución puramente intelectual de un crimen, sin que el análisis de los aspectos sociales y morales del crimen tengan en ella una preponderancia clara; suele ambientarse en los sectores altos de la sociedad y su autor característico es Agatha Christie; las intrigas de este tipo de escuela son muy elaboradas y complejas. La segunda es la escuela estadounidense, centrada en la llamada Novela negra que en parte es una evolución de la escuela inglesa pero considera el crimen en su verdadero contexto social y moral, y lo devuelve al entorno donde más se suele dar, las clases bajas y marginales de la sociedad. Sus maestros son escritores como Dashiell Hammett y Raymond Chandler. La novela negra concede importante papel a la agresividad y la acción, su tempo es rápido, mientras que la escuela inglesa posee un tempo moroso y un estilo más meditativo y tranquilo.
La escuela inglesa [editar]
La escuela inglesa se diferencia por tener aspectos más tranquilos y el personaje principal (el detective) se encuentra en un rango social más alto que el de la novela negra. Trata los casos con paciencia y los resuelve con un gran análisis que lo llevaran a saber quien es el culpable sin tener que recurrir a la violencia o al uso de armas. Fue fundada por Arthur Conan Doyle, Agatha Christie, Dorothy L. Sayers, Arthur Morrison, Ronald Knox y P. D. James, y sus principios fueron establecidos por el llamado Detection Club.
Escuela norteamericana [editar]
· Artículo principal: novela negra.
La Novela negra en cambio, recurre más a la violencia y al uso de armas, se exponen temas como la indiferencia por el el color de piel (racismo) o por el lugar de nacimiento (nacionalismo), más que todo en las víctimas pero también en los detectives. Los crímenes son casi siempre en lugares donde hay pobreza y aparecen personajes marginados y desheredados. El detective casi siempre recurre a la violencia y a las armas para obtener la información que lo llevaran a saber quien es culpable. Sus fundadores fueron Dashiell Hammett y Raymond Chandler.Su planteamiento quedó establecido en el cuento “Los asesinos” de Hemingway. Este cuento es al género negro lo que “Los crímenes de la calle Morgue” de Poe es al policial inglés. En “Los asesinos” aparecen los que seran las caracteristicas del género negro: predominacia del diálogo y narracion limpia y objetiva. formuló sus principios en El simple arte de matar, de Chandler, tiene su institución en la asociación Mystery Writers of America y, aparte de importantes escritores norteamericanos de la misma como Jim Thompson, Patricia Highsmith, William Irish, Chester Himes, Ross Mcdonald, William R. Burnett, James M. Cain, Stanley Ellin y James Hadley Chase, entre otros muchos, cuenta también con una importante nómina de cultivadores en las demás literaturas europeas e hispanoamericanas (Georges Simenon, Manuel Vázquez Montalbán, Leonardo Sciascia o Andrea Camilleri, por ejemplo, entre un número tan crecido que no es posible hacer ni siquiera cuenta).
4) Otro artículo sobre el primer detective de ficción.
Chevalier Auguste Dupin, normalmente conocido como C. Auguste Dupin, es un detective de ficción creado por Edgar Allan Poe. Dupin hizo su primera aparición en “Los crímenes de la calle Morgue” (1841) de Poe, considerado el primer relato policial.1 Vuelve a aparecer en “El misterio de Marie Rogêt” (1842) y en “La carta robada” (1844).
Dupin no es un detective profesional y sus motivaciones para resolver los misterios cambian a través de los tres relatos. Haciendo uso del raciocinio, combina su considerable intelecto y creatividad, incluso poniéndose a sí mismo en la mente del criminal. Estos talentos están tan desarrollados que parece leer la mente de su acompañante, el narrador anónimo de las tres historias.
Poe creó a Dupin antes incluso de que el término detective fuera conocido. No se sabe a ciencia cierta qué lo inspiró, pero el apellido Dupin parece provenir del inglés duping, engañar o timar. Este personaje sentó las bases para la creación de nuevos detectives ficticios, incluyendo a Sherlock Holmes, y estableció los elementos más comunes del género policial clásico.
Contexto del personaje [editar]
Dupin vive en París con su cercano amigo, el anónimo narrador de las historias. Los dos se conocieron por accidente mientras buscaban “el mismo raro y extraordinario libro” en una oscura librería de París.2 Esta escena y la búsqueda de ambos personajes para encontrar un libro oculto sirve como metáfora para representar el descubrimiento.3 Dupin es aficionado a los engimas, acertijos y jeroglíficos.4 Lleva el título de Chevalier,1 queriendo decir ello que pertenece a la Légion d’honneur.
En “Los crímenes de la calle Morgue”, Dupin investiga el asesinato de una madre y su hija en París.5 Investiga otro asesinato en “El misterio de Marie Rogêt”. La historia se basa en la verdadera historia de Mary Rogers, una vendedora de cigarros de Manhattan cuyo cuerpo fue encontrado flotando en el Río Hudson en 1841.6 La aparición final de Dupin, en “La carta Robada”, pone en relieve una investigación sobre una carta que le fue robada a la reina de Francia. Poe calificó a esta historia como “quizá, mi mejor historia del raciocinio”.1
A lo largo de las tres historias, Dupin recorre tres escenarios. En “Los crímenes de la calle Morgue” recorre las calles de la ciudad; en “El misterio de Marie Rogêt” está al aire libre, en un descampado; en “La carta robada”, en un encerrado espacio privado.4
Método [editar]
La destreza deductiva de Dupin se ve por primera vez cuando parece leer la mente del narrador, logrando esto al seguir el hilo de la conversación de los anteriores quince minutos.7 El método de Dupin es identificarse con el criminal y adentrarse en su mente. Sabiendo cómo piensa un criminal, él puede resolver cualquier crimen.8 Con este sistema, combina la lógica científica con la imaginación artística.6 Como un verdadero observador, presta especial atención en aquello que nadie nota, como la indecisión, impaciencia o una casual o involuntaria palabra.4 Dupin es retratado como una deshumanizada máquina de pensar, un hombre cuyo único interés es la lógica pura.2
El personaje también enfatiza la importancia de leer y escribir: muchas de las pistas provienen de leer los periódicos o de reportes escritos por el Prefecto. Este mecanismo llama la atención del lector, quien sigue adelante buscando las pistas por cuenta propia.3
Dupin no es realmente un detective profesional y sus motivaciones cambian en sus distintas apariciones. En “Los crímenes de la calle Morgue” investiga los asesinatos sólo para entretenerse y probar la inocencia de un hombre falsamente acusado. Él rechaza una recompensa final en esta historia. Sin embargo, en “La carta robada”, realiza la investigación para deliberadamente obtener una recompensa financiera.9
Inspiración [editar] [Esta es la tesis de Julian Symon y la que yo sigo]
Poe podría haber sacado el apellido “Dupin” de un personaje de una serie de historias publicadas en la Burton’s Gentleman’s Magazine en 1828 llamadas “Pasajes sin publicar en la Vida de Vidocq, el Ministro Francés de la Policía” (Unpublished passages in life of Vidocq, French Minister of Police).10 El nombre también insinúa duping, engañar o engaño, una habilidad que Dupin alardea en “La carta robada”.2 El género policial, sin embargo, no tenía precedentes y la palabra detective aún no era usada cuando Poe presentó a Dupin.1 El ejemplo más cercano en la ficción es Zadig de Voltaire (1748), en donde el personaje principal efectúa hazañas similares de análisis.1 Poe también sacó provecho del interés del momento. Su uso de un orangután en “Los crímenes de la calle Morgue” fue inspirada por la reacción popular respecto a un orangután que había estado en exposición en el Masonic Hall en Filadelfia en julio de 1839.6 En “El misterio de Marie Rogêt” se inspiró en una historia real que se había vuelto muy popular.6
Influencia e importancia literaria [editar]

Sherlock Holmes fue uno de los detectives ficticios influenciados por Dupin.
Dupin es generalmente reconocido como el primer detective en la ficción. El personaje sirvió como prototipo para muchos otros que fueron creados más tarde, incluyendo a Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle y Hércules Poirot de Agatha Christie.5 Doyle una vez dijo: “Cada uno [de los relatos policiales de Poe] es una raíz de donde se ha desarrollado una literatura completa… ¿dónde estaban las historias de detectives hasta que Poe sopló sobre ellas el aliento de la vida?”11
Muchos tropos que luego llegarían a ser corrientes en las novelas policiales aparecieron primero en los relatos de Poe: el excéntrico pero brillante detective, el policía incompetente, la narración en primera persona por un amigo cercano. Dupin también inicia el mecanismo de narración donde el detective anuncia su solución y luego explica el razonamiento que lo condujo a ello.10 Al igual que Sherlock Holmes, Dupin usa su considerable destreza y observación para resolver crímenes. Poe también representa a la policía en una manera incompasiva como una especie de antítesis del detective.12
El personaje ayudó a establecer el género policial, distinto del de misterio, con especial énfasis en el análisis y no al sistema de intento y error.5 Brander Matthews decía que “el verdadero cuento policial como lo concibió Poe no se basa en el misterio en sí, sino más bien en los sucesivos pasos que permiten al observador analítico resolver el problema que podrían ser desechados por cualquier ser humano”.13 De hecho, en las tres historias protagonizadas por Dupin, Poe creó tres tipos de cuentos policiales, los cuales establecieron un modelo para todas las futuras historias: el físico (“Los crímenes de la calle Morgue”), el mental (“El misterio de Marie Rogêt”), y una versión equilibrada de ambas (“La carta robada”).14
Fyodor Dostoevsky calificó a Poe como un “enormemente talentoso escritor”, y criticó favorablemente sus cuentos. El personaje Porfiry Petrovich de la novela de Dostoevsky Los hermanos Karamázov posee características muy similares a las de Dupin.15
Otros escritores
En la primera historia de Holmes, “Estudio en escarlata” (1887), el Doctor Watson compara a Holmes con Dupin, a lo que este responde: “no hay duda de que crees que estás halagándome… En mi opinión, Dupin era un tipo bastante inferior”,16 a pesar del hecho de que este detective está claramente inspirado en el otro.
Dupin aparece luego en una serie de siete historias en “La revista del misterio de Ellery Queen” (Ellery Queen’s Mystery Magazine) de Michael Harrison en la década de 1960. Las historias fueron reunidas por la editorial Mycroft & Moran como Las hazañas de Chevalier Dupin (The Exploits of Chevalier Dupin). Las historias incluyen “El tesoro desaparecido” (The Vanished Treasure) de mayo de 1965 y “Los fuegos de la Rue St. Honoré” (The Fires in the Rue St. Honoré) de enero de 1967.
Dupin también tuvo un impacto considerable en el personaje Hercule Poirot de Agatha Christie, presentado por primera vez en El misterioso caso de Styles (1920). Después en la vida ficcional del detective, él escribe un libro sobre Edgar Allan Poe en la novela La tercera muchacha (1966).
“El hombre que fue Poe”, una novela juvenil de Edward Irving Wortis, presenta a Dupin haciéndose amigo de un muchacho llamado Edmund. Los dos resuelven misterios en Providencia, Rhode Island. Después se revela que Dupin es en realidad Poe mismo.
El novelista George Egon Hatvary usa a Dupin en su novela El asesinato de Edgar Allan Poe (1997) como detective y narrador. En la novela, Dupin viaja por los Estados Unidos para investigar las circunstancias de la misteriosa muerte de Poe en 1849. Según la historia, Dupin y Poe se hicieron amigos cuando Poe se quedó en París alrededor de 1829, y fue Poe el que acompañó a Dupin en los tres casos sobre los cuales luego escribió. Hatvary escribe que Dupin tiene un gran parecido con Poe, al punto que mucha gente los confunde a los dos a primera vista.
Dupin aparece como invitado en el cómic de Alan Moore, The League of Extraordinary Gentlemen (1999), ayudando a localizar y someter al monstruoso Mr Hyde (quien está viviendo recientemente en París luego de fingir su muerte descrita en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde).
La búsqueda del “Dupin verdadero” es el centro de la novela “La sombra de Poe” (The Poe Shadow) de Matthew Pearl, escrita en 2006. [Interesante y decepcionante novela que recomiendo]
Dupin hace una aparición, junto a Poe mismo, en la novela de 2007 “Edgar Allan Poe en Marte” (Edgar Allan Poe on Mars) de Jean-Marc Lofficier y Randy Lofficier.