Inicio > Programación de CONCIERTOS > CLUB DE NARRATIVA CRIMINAL: Boris Vian

CLUB DE NARRATIVA CRIMINAL: Boris Vian

Fecha:
25/04/2018 8:00 pm
Entrada:
Gratuita
Compartir:
Facebook | Twitter | Tuenti
Delicious | Menéame | Email

Seguimos con los escritores franceses de novela criminal o del roman policier (polar, en la jerga de los entendidos) con alguien muy especial y con una novela que dejó huella. Estamos haciendo un poco de zig zag temporal, pero no andamos muy lejos cuando retrocedemos en el tiempo o adelantamos un poco porque Patrick Modiano, por ejemplo, publica a penas unos diez o doce años después de Boris Vian y conoce también a ese literato tan especial, amigo de la madre de Modiano, que es François Queneau.  Boris Vian (1920-1959) no sólo coincidió con Queneau, sino que este último logró que las primeras obras del escritor, músico, ingeniero y traductor se publicasen en la editorial Gallimard, casa de autores como Sarte, Proust, Malraux o Saint-Exupéry. “Tiene una pasión perniciosa por la literatura en general y hace de ángel guardián de los escritores jóvenes”, decía Vian de su contemporáneo. Y acertaba ya que Modiano era uno de ellos. La cita procede de la ‘guía’ de Saint-Germain-des-Prés con la que el jazzista retrató a la flor y nata de este barrio parisino a principios del siglo XX.
Boris Vian es un tipo de una biografía impresionante, inquieto y difícil de clasificar, genial sin ninguna duda e irreverente como pocos con algunos de los convencionalismos intelectuales típicamente franceses. A mi me encanta su irreverencia ante el psicoanálisis o ante Sartre, al que odiaba con fervor.La novela, que vamos a leer, Escupiré sobre vuestra tumbas, cuenta la historia de Lee Anderson, un estadounidense de raza negra pero apariencia de blanco, que decide vengar la muerte de uno de sus hermanos y la paliza recibida por el otro, ambas ejecutadas por racistas blancos.
“El sobrecogedor plan de violencia física y sexual que trama y lleva a cabo con la minuciosidad del obseso ha sentado siempre como una fulminante patada en el estómago a quienes aceptan como «natural» que todo el mundo tiene algo de racista. Quizá ése sea el mayor mérito literario de Escupiré sobre vuestra tumba, el de haber agitado sin contemplaciones -y sólo con palabras- una gran cantidad de conciencias. Frente a ello, el haber importado definitivamente la novela negra de EE.UU. a Europa y haberse burlado a más y mejor de los críticos es una cuestión menor para el público en general, que no para los especialistas”, nos cuenta el prologuista de su libro.
Por si fuera poco, la historia de esta novela es casi otra novela. Publicada  en 1946 bajo el seudónimo de Vernon Sullivan, logró hacer creer en la autoría de un negro estadounidense, pese a que en su prólogo se deslizaban reveladoras pistas contra tal supuesto. Al cabo de un año, la novela se convirtió en un best-seller y al siguiente fue adaptada al teatro. En 1948, la «buena sociedad» francesa reaccionó como si en efecto hubiera recibido un escupitajo en lo más sagrado de sus cimientos: calificó esta novela de ultraje a la moral y a las buenas costumbres, junto con otra que Boris Vian también había publicado bajo el pseudónimo de Vernon Sullivan. Cuando en 1959 Escupiré sobre vuestra tumba estaba siendo adaptada al cine, el autor tuvo sus más y sus menos con los realizadores; el desagrado que llegó a causarle habría de resultarle totalmente funesto. Murió de un ataque al corazón. Todo un alegato contra el séptimo arte.